El cuidado de las plantas de tabaco en el campo

Planta de tabaco

Go to English

Una vez que las plantas de tabaco se llevan del semillero al campo, es el momento de cuidarlas para que crezcan sanas y fuertes. Una planta que crece en las condiciones adecuadas dará tabaco de primera calidad. Por ello, es igual de importante este periodo que los pasos previos: plantación de la semilla y traspaso de la planta a la finca. ¿Cómo deben cuidarse las plantas de tabaco en el campo?

Cultivo de las plantas en el campo

El cultivo de las plantas de tabaco consiste en perforar el suelo con cuchillas para airearlo y aportar tierra para las labores de aporcado y abonado. El cultivo se puede realizar con animal (caballo o buey), o de forma mecanizada (con una cultivadora motorizada o un tractor). Esta labor es importante también para el control de la maleza. Además, se limpia de manera continua el campo para quitar las malas hierbas.

Desbroce de maleza

Aporque

Esta labor se realiza para agregar tierra alrededor de la planta conjuntamente con el fertilizante, lo que favorece el anclaje de las plantas. También aporta mayor resistencia a las plantas ante posibles caídas ocasionadas por el viento o la lluvia. “Se realizan tres aporcados durante el ciclo de desarrollo del tabaco”, explica el coordinador de procesos de La Aurora, Leoncio Cruz.

El primero, denominado tapado del palillo, se hace cuando se realiza la primera aplicación de fertilizantes. Este paso se produce entre los días 1 y 7 después del trasplante. El segundo aporcado se lleva acabo entre el día 15 y el 18, con la segunda aplicación del fertilizante. Este aporque es más alto y ancho que el primero, puntualiza Leoncio Cruz. Y el tercer aporcado se hace entre los días 22 y 28 tras el trasplante, conjuntamente con la última aplicación del fertilizante.

Riego de las plantas de tabaco

Campo de tabaco

Todas las plantas necesitan agua para crecer. Por lo tanto, el riesgo es una actividad muy importante en el campo. En concreto, favorece el desarrollo y crecimiento de las plantas de tabaco. Además, facilita la absorción de los nutrientes y contribuye a la efectividad de los procesos microbiológicos, tal y como explica Cruz:

Según el tipo de tabaco, el riego puede hacerse por:

  • Aspersión: mediante dispositivos de riego que distribuyen el agua en forma de lluvia.
  • Surco (inundación): se forman pequeños surcos o zanjas entre las hileras de cultivo, por donde transcurre el agua.
  • Goteo: consiste en una serie de tubos conectados entre sí con pequeños orificios al pie de las plantas por los que sale el agua en pequeñas cantidades. “Es el más eficiente”, destaca Leoncio Cruz, quien fue investigador en el programa de Tabaco Negro en el Instituto Nacional de Investigación Agroforestal (IDIAF).

Para su desarrollo, el tabaco necesita humedad permanente. Por ello, es necesario irrigar todas las semanas. En un principio, la lámina de agua que se aplica debe ser baja y a medida que el tabaco crece se va agregando más agua”, detalla el maestro Leoncio Cruz. Y prosigue: “Una vez que el tabaco alcanza su máximo desarrollo, debe reducirse la lámina aplicada”.

Poda de pie

Alrededor de entre los 24 a 30 días después del trasplante, se debe efectuar la limpieza de las hojas bajeras o libres de pies para facilitar mayor aeración a la plantación. Esto ayuda también a evitar infecciones por algunas enfermedades. Estas hojas se retiran de las plantas y se sacan fuera de la finca.

Desbotonado

A los entre 48 y 50 días después de trasplantadas las plantas de tabaco en el campo, se comienza a formar el botón floral en las mayorías de las variedades de plantas ‘Habanenses’.

Existen dos tipos de desbotonados:

  • A la caja: debe ser temprano y apenas se quita el botón florar.
  • Desflorado: es tardío y puede ser alto o bajo.

Deshije

Consiste en la eliminación de las yemas axilares o hijos. Esta labor debe realizarse antes de que estos sobrepasen los 5 centímetros de longitud. Además, se realizan cuantos sean necesarios. Es un proceso que se hace manual y químico.

El objetivo de estos dos últimos pasos que se dan en el cuidado de las plantas de tabaco es deshacerse de las flores de la planta para que no se lleven nutrientes, en detrimento de las hojas de la planta. En el cultivo de tabaco para cigarros Premium lo que prima son las hojas. Es decir, que todos los cuidados y nutrientes sean para ellas, que son las que conforman los cigarros.

Un comentario de “El cuidado de las plantas de tabaco en el campo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *