No es el clásico León Jimenes, sino una evolución natural de la marca, con tabacos añejados al menos tres años, cara a los nuevos consumidores, aquellos que buscan sabores potentes en formatos más gruesos.