¿Qué es el aging room?

Humedad

Go to English

Igual que el vino mejora con los años, los cigarros también se enriquecen con el paso del tiempo. Esa es una de las misiones del ‘aging room’ o cuarto de añejamiento. Se trata de la sala o la bodega en la que se casan las humedades de los distintos tabacos que forman un cigarro. Es decir, se aúnan las humedades de los tabacos de la capa, la tripa y el capote de un puro. “Llegan a este cuarto distorsionadas y aquí van a ser la misma”, explica nuestro master blender, Manuel Inoa.

Para ello, se disponen los cigarros en cajuelas de cedro, con el fin de darles también un toque a madera que, según Inoa, “todo el mundo quiere encontrar en el cigarro”. Además, la sala está forrada en cedro, con las humedades y las temperaturas bien controladas. Esto es así porque el cigarro no puede alterarse durante su estancia en el ‘aging room’. “Tiene que tener un reposo único. No puede haber alteración ni aceleramiento”, señala nuestro master blender.

Envejecimiento

Inoa explica que hace 20 años el master blender debía revisar cómo iba este añejamiento yendo a la sala cada tres días. Sin embargo, ahora con los avances tecnológicos, todo está más controlado de manera automática. “Hemos automatizado el sistema”, subraya.

El master blender vela por las ligas

En todo caso, la función del master blender es velar por que las ligas que se desarrollan para cada línea se mantengan a lo largo del tiempo “con la misma variedad de tabacos, la misma consistencia y los mismos sabores”. “No puede haber variaciones después de desarrollar un blend”, afirma.

No obstante, mantener un tipo de tabaco durante el tiempo es “un poco complicado” porque el tabaco es algo natural y con los años el clima, la tierra y los ambientes cambian, lo cual afecta a los sabores y a las notas que se buscan en el cigarro, según nuestro master blender. “Por eso, día a día hay que estar chequeando el tabaco, verificando que todos estén como debe ser”, dice.

En cuanto al tiempo que deben permanecer los cigarros en el ‘aging room’, depende del tipo de puro del que se trate. Los cigarros Premium pueden estar en esta sala entre uno y dos meses, mientras que la estancia de los súper Premium puede oscilar entre los seis meses y el año. “Pero aquí pueden pernoctar hasta 20 años sin problema”, matiza Manuel Inoa, señalando que “cuanto más añejamiento, mucho mejor”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *