Eugenio Polanco: “A la gente le impresiona la agilidad con la que los tabaqueros hacen cigarros”

Eugenio Polanco

Go to English

Eugenio Polanco todavía no había cumplido los 19 años cuando le contactaron para trabajar en La Aurora. Y ya lleva 32 años en la compañía como guía del tour por la fábrica, una labor que no cambiaría por nada del mundo. Disfruta con lo que hace y los visitantes lo notan, y lo agradecen. A esa satisfacción que siente cuando realiza su labor se suma su pasión por el mundo de los cigarros.

Eugenio Polanco estaba en el Instituto de Idiomas estudiando inglés cuando La Aurora contactó con él. “Llamaron diciendo que necesitaban a alguien que manejara bien el inglés y a mí siempre me gustó interactuar con personas de otras nacionalidades”, explica Eugenio. El mismo día que hizo la entrevista se quedó a trabajar porque encajaba perfectamente con el perfil para el puesto.

Pero no sólo sus conocimientos de idiomas y su don de gentes le hicieron idóneo para el puesto. Su procedencia de una familia con tradición tabaquera, con su padre tabaquero, le habían hecho un amante y degustador de cigarros. “Cuando yo llegué a la empresa, me sentí totalmente identificado con lo que era, porque yo había estado en contacto con el tabaco toda la vida”, recuerda Eugenio. Y añade: “Por eso, cuando llegué aquí, pensé que estaba predestinado a estar aquí”.

Y siguió creciendo en la empresa. Cuando vio que empezaron a llegar alemanes y franceses a visitar la fábrica, aprendió alemán, mejoró su francés… “Actualmente, me desenvuelvo perfectamente en cinco idiomas: español, inglés, francés, alemán e italiano. Y tengo nociones de otros idiomas también”, cuenta nuestro guía, que recibe a todo el que quiera conocer la fábrica. “Todo el que venga a La Aurora siempre va a encontrar una sonrisa en la cara y los brazos abiertos”, afirma Eugenio.

Entrevista a Eugenio Polanco

¿Qué supone para ti trabajar en La Aurora?

La Aurora no es sólo una fábrica de cigarros. La Aurora debe ser declarada patrimonio del pueblo dominicano. Si esta fábrica alguna vez se enfrentara a problemas –que no va a ser así porque tiene la mejor administración de este negocio–, en el hipotético caso, el Gobierno dominicano debería salvarla, porque es patrimonio dominicano. Aquí se inicia el verdadero proceso en la Isla de Santo Domingo. Con La Aurora, República Dominicana logra posicionarse en los mercados internacionales por su gran calidad y mucho reconocimiento”, expone.

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo como guía?

Poder disfrutar de mi cigarro y de la interacción con la gente. Cuando tengo un cigarro en la boca, siento que el efecto es relajante, estimulante, me hace sentir muy cómodo. Por otro lado, conocer gente del mundo entero y gente nueva todos los días me encanta. Me he acostumbrado y ya no podría vivir sin eso. También es muy gratificante poder transferir mis humildes conocimientos a tantas personas del mundo entero.

¿Qué es lo que más curiosidad despierta en los visitantes?

La agilidad con la que los tabaqueros hacen los cigarros. Ven a cada uno de esos artesanos como verdaderos artistas. Les resulta impresionante ver cómo enrollan las hojas con tanta agilidad. También les entusiasma el complejo proceso de envejecimiento del tabaco, todo el tiempo que lleva. Yo les explico que una vez que el tabaco se envejece, la nicotina es menos agresiva, y pasa a ser un tabaco más noble. Y eso hace que el producto sea muy especial.

Cuando los visitantes ven todo el proceso del tabaco, entienden que a pesar de todos los pasos que conlleva, el cigarro es un producto barato y que se paga poco por un producto tan artesanal. La fabricación de cigarros consiste en un largo proceso de cosecha, proceso primario, largos procesos de producción, elaboración, añejamiento… Los visitantes se dan cuenta de todas las cosas que rodean a los cigarros.

¿Qué consejos te piden las personas que vienen a la fábrica?

Me encanta que me pregunten cosas. El público con el que me más me gusta trabajar es con el que está aprendido y adentrándose en el mundo de los cigarros, porque quienes ya saben normalmente se resisten a adoptar nuevas formas de cómo fumar. Lógicamente, hay que dejar que la gente tenga la libertad de hacerlo de la manera que guste, pero uno, humildemente, con los conocimientos y la experiencia que tiene trata de enseñar, dar algunos consejos acerca de cómo es.

Visitantes en La Aurora

¿Cómo fue la experiencia de tu primer cigarro?

Con 18-19 años, aprendí a fumar. Después de eso lo he estado haciendo siempre. Una de las ventajas que tiene fumar un cigarro es que uno es dueño del hábito. Uno elige cuándo lo quiere hacer. Tú eres dueño, tú decides cuándo lo quieres hacer. No sientes esa ansiedad, esa necesidad por tener que ir corriendo a fumar…

¿Qué tipos de cigarros son los que más te gustan?

Mi formato favorito es el Gran Toro. Si yo pudiera, cada vez que fuera a disfrutar un cigarro, sería Gran Toro. En él siento que la ceniza al estar gruesa filtra más aire, tienes mejor combustibilidad, pero también la tirada es más fresca, más suave. Por eso, se dice que cuanto más larga es la ceniza, mucho mejor es el puro, porque está hecho de hojas enteras, se mantiene firme y consistente.

¿Cómo influye el tamaño del cigarro en la fumada?

Influye en la boca, en sentir una mayor cantidad de tabaco, lo cual es reconfortante. El cigarro da mucha personalidad. Yo no he visto productos hoy en día que tengan más personalidad que un puro.

¿Cómo te gusta que sea la fortaleza del cigarro?

En general, me gusta de fortaleza media a alta. Pero todo depende de la ocasión. Si es temprano por la mañana, me gusta que sea algo más suave, como un León Jimenes. Es un cigarro con una degustación suave, una fortaleza media y siempre tiene buen tiro y buen aroma. Después del mediodía, tras una buena comida, es fantástico disfrutar de un La Aurora ADN Dominicano o un La Aurora 107. Para la noche, me gusta mucho La Aurora 1495 Series, ¡qué cigarro tan balanceado! O La Aurora Preferidos Maduro, un cigarro tremendo.

Si la degustación es larga, de playa, o haciendo los recorridos por la fábrica, prefiero un La Aurora 115 Gran Toro, por el tiempo que dura. Como es un cigarro grueso, de cepo 58”, te da una ceniza bien firme. Esa misma ceniza te filtra un poco más de aire, te da también más combustibilidad y como es un calibre grueso te aporta mucho sabor.

¿Con qué sueles maridar los cigarros?

Si estoy trabajando, los marido con café. Si no estoy trabajando, el ron de La Aurora, que es insustituible en un maridaje. Todavía no he visto una bebida que maride tan bien con el puro.

¿Qué errores se suelen cometer a la hora de degustar un cigarro?

He visto a mucha gente sosteniendo el cigarro con los labios. Es una práctica en la que el cigarro queda como temblando y denota inseguridad. Es mejor hacerlo con los dientes. También hay quienes usan abundante perfume y cuando tocan el cigarro, éste absorbe el olor del perfume.

Otro error común es tumbar la ceniza como si fuera un cigarrillo. La ceniza del puro no se tira, se deposita. El puro es un producto muy elegante, muy fino. Hay que tratarlo como es. Cada cosa tiene su etiqueta. La etiqueta del puro es depositar la ceniza. Además, hay gente que cuando va a apagar el cigarro, lo mata. El puro no tiene papel que lleve combustión, hay que dejarlo morir con dignidad. Se apaga solito.

Muchas personas también encienden un puro que dura más de una hora cuando disponen solo de media hora. De esta forma, lo pierden. Jamás se debe encender un puro, disfrutar la mitad un día, y al día siguiente la otra mitad. Esa saliva que se pone en la cabeza del cigarro, lo va descomponiendo, y el olor luego es desagradable. Por eso es importante terminarlo una vez que se enciende.

A la hora de cortar el cigarro, hay gente que le corta mucho de la parte de arriba y a veces se le desenvuelve. Hay personas que le quitan el anillo inmediatamente y una de las funciones del anillo también es de sostén de la capa exterior.

¿Qué consejos darías a quienes se están iniciando?

Lo primero es que no se inicien con un puro de mucha fortaleza ni de muy larga duración hasta que vayan aprendiendo poco a poco. A medida que vas fumando, vas aumentando de liga. Primero eres novato y luego pasas a un rango mayor, casi como los militares. Vas probando, vas viendo cómo manejas tu tolerancia… A mí me ha sorprendido gente que desde el inicio son capaces de disfrutar de cigarros con cierta fortaleza y que la aguantan bien.

¿Qué crees que supone el tabaco y los cigarros Premium para República Dominicana?

El puro es toda una industria que emplea a más de 120.000 personas en general. El cigarro representa para República Dominicana un ingreso de más de 900 millones de dólares al año. Eso supone un importante beneficio y un sostén para el pueblo dominicano. Además, es un producto de origen, que desde que llegaron los españoles y los europeos en 1942, exclusivamente a la parte de República Dominicana el 5 de diciembre, encontraron que los tainos ya lo estaban consumiendo. Entonces, es un producto que representa mucha autenticidad para República Dominicana.

Eugenio con Andullo

Si no trabajaras en este sector, ¿dónde crees que estarías?

No lo sé. Dejar esto sería como salir de lo que ha sido para mí mi pasión. En una ocasión, alguien me dijo si haces algo y lo dejas, y luego lo extrañas, debes volver a hacerlo de nuevo. Si algún día tomara la decisión de dejar esto, que lo dudo, tendría que volver. Estar envuelto en cada etapa del proceso todos los días, me hace definir el cigarro como un gran número de hojas de tabaco de diversas variedades secadas, fermentadas y añejadas y luego enrolladas en forma de tubo o en otros formatos, que al ser fumadas y saboreadas producen un efecto placentero y relajante. Ésa es la definición que yo le doy al puro de acuerdo a los años que llevo aquí, que ya son más de 30.

Un comentario de “Eugenio Polanco: “A la gente le impresiona la agilidad con la que los tabaqueros hacen cigarros”

  1. Nelson Rodriguez dice:

    Tube el privilegio de visitar la fabrica en el mes de febrero y fue un place total tomar el recorrido con este caballero y le agradesco mucho los conocimientos que don Eugenio compartio con nosotros sobre el tabaco.
    Muchas gracias por su tiempo y lo que nos eseño y espero estar pronto de nuevo por haya.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *