Cigarro dominicano premium

Category Archives: La Aurora Cigars

Claves para detectar las notas de un cigarro

A la hora de fumar un cigarro, a través de la boca se detectan cuatro sabores básicos –dulce, salado, ácido y amargo–, dejando a un lado el último descubierto, el umami. Sin embargo, el olfato permite identificar hasta 10.000 notas, según explica nuestro Master Blender, Manuel Inoa. “Tenemos que aprender a usar la nariz con los cigarros. Es la única forma de determinar qué cigarro nos gusta”, dice.

En este sentido, Inoa señala que las notas de los cigarros evocan recuerdos del pasado. “Las notas son sensaciones del pasado, son cosas que nos traen recuerdos”, dice Manuel Inoa.

En concreto, explica que a través del olfato se pueden detectar notas:

  • Terrosas: a tierra seca, tierra húmeda.
  • Herbales: hierba verde recién cortada, heno seco, menta, albahaca, orégano, eucalipto.
  • Picantes: granos de pimienta blanca y negra, pimiento rojo, chiles.
  • A especias: nuez moscada, canela, clavo, pimentón, curry, jengibre y anís.
  • Azucaradas: caramelo, melaza y azúcar moreno.

Escuchemos estos conejos del maestro en una de sus clases:

El cigarro evoluciona con la fumada

En todo caso, el cigarro, para que sea un buen puro, debe ir cambiando, evocando notas diferentes a lo largo de la fumada. “Un cigarro, para que sea bueno, tiene que ser dinámico”, subraya el Master Blender de La Aurora. “Un cigarro aburrido es el que todo el tiempo dice lo mismo. Eso no te hace feliz”, afirma. Y añade que los cigarros nunca desarrollan las notas al principio, en medio o al final, sino que cambian. “Lo mejor estará siempre al final”, afirma.

A la hora de comenzar a fumar, algunos aspectos clave para detectar las notas y los aromas del cigarro son:

  • Cortar el cigarro por la perilla con un cortapuros que corte de forma precisa e igual el puro. Inoa desaconseja otro tipo de cortes, como el de V y de punch, que, a su juicio, no dan la información sobre los aromas. “Para que un cigarro aporte información, el aire debe fluir libremente”, recomienda Manuel Inoa.
  • En el encendido, el Master Blender desaconseja los mecheros con gasolina porque ese aroma a combustible entra en el cigarro y altera las notas propias del puro. Sin embargo, señala que hay distintas posibles formas de encendido del puro que lo enriquecen. “Hay quienes son muy amantes de las notas amaderables. Por ello, se venden láminas de cedro que se prenden, y luego se enciende con ellas el cigarro, de forma que se impregnan esas notas de madera en él”, añade.
  • Es importante no encender el cigarro antes del corte. “Se queda el calentón de la llama dentro. Hay que dejar que el cigarro respire, que evolucione. Mucha gente lo prueba en frío, porque hay notas que te dan una idea de qué te va a decir ese cigarro”, cuenta Manuel Inoa.
  • El cigarro se puede acompañar de alguna bebida que potencie sus notas, como ron, whisky, vino e, incluso, cerveza. “Sirven de vehículos para potenciar los sabores”, afirma el Master Blender de La Aurora.
  • Hay que saber que la capa juega un papel importante en la fumada. “Su presencia será mayor o menor dependiendo de la intensidad de la tripa”, explica Inoa.
Tags: , , ,

¿Qué factores influyen en un cigarro?

Para saber apreciar las notas y cualidades de un cigarro, es importante conocer los factores que influyen en las características de los tabacos que lo forman. El Master Blender de La Aurora, Manuel Inoa, habla de ocho factores básicos que influyen a la hora de hacer un cigarro de calidad, con mucho cuerpo y sabor.

Según Manuel Inoa, son los siguientes:

  • La tierra: los nutrientes que tienen la tierra dan distintas características al tabaco, diferentes aromas y sabores variados. “No es lo mismo la tierra cubana, dominicana o nicaragüense”, dice.
  • La variedad de semilla: dependiendo de la semilla, habrá diferentes sensaciones en la boca y distintas emociones en el momento de la fumada. “Habrá semillas de mucha fortaleza, que son las cubanas, como Piloto Cubano, San Vicente, Criollo 98; y muy aromáticas, como las de República Dominicana”, detalla.
  • El clima es un factor relevante, ya que solo se siembra tabaco en República Dominicana, en Cuba y en Nicaragua en noviembre, diciembre y enero por la luz solar. Si hay mucha luz solar, el tabaco será muy grueso, es decir, tendrá mucho sabor, muchas cosas buenas, pero no combustionará bien. Si hay mucha lluvia, el tabaco sale muy fino, lo cual es muy bueno para la combustión, pero carece de sabor. “El clima es muy importante. Las plantas de tabaco tienen que tener la cantidad perfecta de horas de sol y de lluvia”, resalta Inoa.

  • El piso foliar: dependiendo de la posición de la hoja en la mata, tendrá mucho más sabor o será menos intensa. Desde abajo hacia arriba están los pisos foliares volado, seco, viso y ligero; siendo las más fuertes las hojas ligeras y las menos fuertes, las secas. “Las del piso volado las usamos para picadura y para aplicarles sabores artificiales para hacer los cigarros saborizados (los Príncipe saborizados)”, explica Inoa. Por su parte, los pisos secos tienen muchas notas de madera y terrosas. En el viso, la combustión es mucho mejor, y destacan notas como nueces y frutos tropicales; y en el piso ligero, hay mucha más fortaleza y notas más oscuras y amargas, como sabores a chocolate, café o miel.
  • El curado: es el proceso por el que las hojas pasan de verde a amarrillo y luego a marrón. Si no se hace bien, habrá problemas en la fumada.
  • La fermentación: en promedio, dura entre 1 año y 1,5 años, como mucho dos años. Según Inoa, en este punto “pasan muchas cosas”, por lo que, si no se ejecuta correctamente, la fumada también es defectuosa.
  • El añejamiento: dura un mínimo de dos años si quiere usarse el tabaco rápidamente; pero La Aurora se toma su tiempo y dedica al tabaco entre cuatro a cinco años de añejamiento en pacas. A ese tiempo, le añade un año más en barricas de roble, las cuales aportan notas a melaza o caramelo, por ejemplo, y también a madera ahumada, puesto que esos toneles se queman por dentro para su previa utilización en la fabricación de ron.
  • El cosechero: es muy importante. Depende de lo que él haga en la tierra, se puede tener un problema cuatro años después. Por ejemplo, si las matas se ven afectadas por hongos, gusanos o cualquier plaga, si aplica mal los tratamientos antifúngicos o los mecanismos de prevención de plagas, aparecen sabores metálicos en la fumada. “Hay muchos sabores malos cuya parte de culpa puede recaer en el cosechero”, concluye.
Tags: , , , , ,

Conoce a la gran familia de La Aurora Cigars

La fabricación de los cigarros no sería posible sin el cariño y el esfuerzo que les dedican los miembros de La Aurora Cigars. Para demostrar nuestro agradecimiento a los amantes de los puros, parte del equipo expresa en este vídeo qué supone formar parte de esta gran familia:

Guillermo León, presidente de La Aurora Cigars: “Mi nombre es Guillermo León y he estado en este cargo desde 1996. Me siento muy afortunado de poder haber encontrado un trabajo en el cual yo disfruto tanto con lo que hago. Para mí, trabajar aquí en La Aurora es más como un hobby. Siempre hago un chiste de eso y digo: yo estoy o he estado retirado del trabajo toda la vida porque me siento que estoy haciendo un hobby”.

Manuel Inoa, master blender: “Los cigarros de La Aurora son los mejores del mundo porque te entregan momentos de placer, momentos de disfrute. Los blends que produce La Aurora son exclusivos para llenar de plenitud a cada uno de los fumadores del mundo del cigarro”.

Eugenio Polanco, guía de La Aurora Factory Tour: “La parte favorita de mi trabajo es degustar cigarros. Aquí, a diario tengo el privilegio de poder disfrutar de las prestigiosas marcas que hacemos aquí desde el año 1903. Cuando uno disfruta de un cigarro de estos, disfruta de la autóctona tradición de república dominicana, de puro orgullo dominicano”.

Wascar Aracena, brand ambassador: “Yo estoy muy orgulloso del legado de La Aurora, de la pasión con la que hacemos nuestros productos y la dedicación y la entrega con la que trabajamos durante todo el día para llevar un producto de alta calidad a nuestros consumidores”.

Carlos Peña, supervisor de almacén: “Mi parte favorita de mi trabajo y el departamento que más me gusta ha sido la parte de ‘shipping’, porque ahí fue donde he durado más tiempo trabajando y es la parte que me gusta más por ser más dinámica, porque compartes con diferentes personas de diferentes partes del mundo”.

Willman Hernández, quality control manager: “Mi esposa trabajó durante 16 años en la empresa. Tengo que agradecer a La Aurora que hace seis años creyó en mis habilidades y me hizo parte de su equipo de trabajo, dándome oportunidades en cuanto a crecimiento y desarrollo de nuevos planes estratégicos que hoy en día han tenido muy buenos resultados. Y sí tengo que agradecerle mucho a la familia León”.

Tags: , , ,

De la planta al cigarro: los procesos de la hoja de tabaco

Como todos los buenos productos, las hojas de tabaco también necesitan un tiempo prolongado desde que se cosechan de la planta hasta que llegan al cigarro. La hoja fresca, verde y húmeda que se recoge del campo en el que se cultivan las plantas de tabaco, debe pasar una serie de procesos para adquirir el color, la textura y la humedad requeridas para formar parte de un cigarro, así como los aromas y sabores que se sienten en la fumada.

Cosechar una planta de tabaco lleva alrededor de un mes, desde que se inicia el primer corte hasta que se recolecta la última hoja. En ella, el agricultor va recogiendo las hojas desde los pisos inferiores de la planta hasta el superior, si las condiciones meteorológicas lo permiten, según explica el Brand Ambassador de La Aurora, Wascar Aracena.

Los pasos que sigue una hoja de tabaco desde que se cosecha la planta hasta terminar en los puros son:

  • Curado: mientras se va recolectando el tabaco en el campo, se va llevando a un rancho, donde se atan o amarran en los cujes o sartas con hilos de diferentes colores para identificar el corte al cual corresponde el piso foliar para el proceso de curado. El curado necesita de 40 a 50 días dependiendo de la variedad de tabaco. Hay tres factores que entran en juego: la humedad, la temperatura y la velocidad del aire, con los que se va jugando moviendo los cujes o las sartas para que el aire actúe en el curado.
    Cuando las hojas son llevadas al rancho de curación las hojas llevan entre un 80% y un 85% de agua. Esta humedad es importante para iniciar el proceso de curado, ya que se aprovecha para el cambio de color verde de las hojas a amarillo. En la segunda etapa del proceso, se transforma el color amarillo a color marrón y la última etapa del proceso de curado es completamente física, donde se busca el secado del paño y las venas principales. Finalmente, el tabaco ya seco se somete a humedades y secado intermitentemente para uniformizar los colores del paño de la hoja.

  • Añejamiento pre- fermentativo (Tabaco en Rama): una vez que llega el tabaco a los almacenes de los procesadores, se somete a una separación por textura, clasificación por tamaño y deshidratación. Posteriormente, se somete al primer proceso de añejamiento (mínimo tres meses) previo a la fermentación antes del despalille. Durante este proceso de añejamiento, el tabaco adquiere la consistencia necesaria para soportar las humedades a las cuales se somete para el proceso de fermentación. 
  • Fermentación: es un proceso intenso y controlado con duración mínima de un año, donde el calor produce cambios importantes en la composición química de las hojas. Los almidones del tabaco verde se transforman en azúcares y se liberan nitrógenos amoniacales, haciendo fumable la hoja de tabaco. “Mientras más completa sea la fermentación, más equilibrada será la fumada”, dice el Brand Ambassador de La Aurora.
    Se desmontan las sartas y se van colocando en unos pilones, por pisos foliares bien identificados, una hoja contra la otra. El proceso de fermentación es totalmente natural. La combinación de la humedad de las hojas y la presión (densidad) de una hoja sobre otra en los pilones genera calor, que hace que se reproduzcan las bacterias encargadas de la fermentación. Este primer proceso dura unas seis semanas antes de que las hojas sean sometidas al despalille. El tabaco se puede fermentar 2, 3 y 4 veces.
  • Despalillado de la tripa: en las hojas de tabaco para la tripa se despalillan dos tercios desde la cabeza de la hoja hacia las puntas; mientras en el caso del capote, se despalilla la hoja eliminando el cien por cien de la vena principal. En ambos casos se rezagan (seleccionan y separan) por textura, por nivel de daño y se clasifican por tamaño grandes, medianas y pequeñas.
  • Añejamiento: normalmente, las hojas se colocan en pacas durante entre dos y cinco años. “Cuanto mejor es la técnica de añejamiento, mejor sabor y aroma desarrollará el tabaco”, apunta Aracena.

Como un cigarro tiene tres tipos de tabacos (tripa, capote y capa), cada una se maneja con humedades diferentes: la tripa tiene un 16-17 por ciento de humedad; el capote, del 16 al  17  por ciento; y la capa entre un 18 y un 20 por ciento. Lo que se busca en ese añejamiento es la homogeneización de las humedades, las cuales todavía se notan cuando se va quemando el cigarro al encenderlo: el tabaco quema de manera irregular, siendo la capa la que se quema más lentamente.

La Aurora es el único fabricante con un doble añejamiento en sus líneas Super Premium (barricas de ron). Para la elaboración de un cigarro Preferido se invierte una media de nueve años, con dos añejamientos. El segundo añejamiento es en barricas de roble que tuvieron ron en su interior, lo que da un toque característico a los productos de La Aurora: notas bien marcadas de madera y tostado de la barrica. El último añejamiento se da una vez que se hace el cigarro.

Tags: , , , ,

León Jimenes Prestige, una elegante presentación para un gran interior

Según el diccionario, el prestigio (prestige en inglés) es la estima pública de alguien o de algo fruto de su mérito. Y eso se merece precisamente el cigarro León Jimenes Prestige de La Aurora, tener una buena reputación, entre otras cosas, por su moderna línea de marca con tubos y cajas negros, que le otorgan una excelente presentación externa.

Pero como sucede siempre, la belleza está en el interior. En este caso, su hermosura reside en sus sabores muy tabaqueros –como cedro o cuero–, gracias a su tripa, una mezcla muy enriquecida con tabacos de Valle del Cibao (República Dominicana), Nicaragua y Perú. También desprende al final de la fumada sabores a cacao y frutos secos, gracias a su capa Connecticut, clara y con venas muy finas. El capote es de tabaco de Ecuador.

El Master Blender de La Aurora, Manuel Inoa, explica que este cigarro tiene “sabores muy tabaqueros, como el cedro o el cuero”, que son los principales del León Jimenes Prestige. Sin embargo, su capa Connecticut, “clara y con venas muy finas, le da un sabor especial a cacao y fruto secos también”, subraya Manuel Inoa.

Al final, la fumada es muy redonda en boca, con un sabor suave sin notas agresivas, donde se encuentran fácilmente “notas de canela, frutos rojos y pastelería”, según el Master Blender de La Aurora, quien destaca que es un poco más fuerte que el León Jimenes regular.

Con una fortaleza de 5,5, León Jimenes Prestige es un puro perfecto para no iniciados en el mundo del cigarro. Pero también puede satisfacer a los fumadores avanzados, en cuyo caso se recomienda que lo disfruten tras un buen desayuno.

Como los otros cigarros de la marca León Jimenes, la línea Prestige se presenta en distintos tamaños y grosores para satisfacer los gustos de todos los consumidores:

  • Churchill: longitud 7” y grosor o cepo 47
  • Robusto: longitud 5” y grosor 50
  • Corona: longitud 5” y grosor 38
  • Ambassador: longitud 4 ½”y grosor 38/60
  • Sumo Short Robusto: longitud 4” y grosor 58
Tags: , ,

El torcedor, clave para un cigarro perfecto

Los cigarros se pueden confeccionar a mano, mecanizados o de una manera mixta, es decir, formando el empuño a máquina con tripa y capote y rolando la capa a mano. El torcedor de cigarros tiene un papel fundamental en los procesos manuales. De hecho, dada su relevante tarea en el proceso de elaboración de cigarros rolados a mano, se suele tardar muchos años en ascender a la categoría de maestro torcedor.

Después de los pasos de cultivo de la planta de tabaco, recolección, curado, fermentación, añejamiento y selección de las hojas para la elaboración del cigarro, llega el turno del torcedor de puros, que desarrolla su trabajo en la fábrica, normalmente, en un área amplia e iluminada. Una vez que el tabaco está listo, los pasos que se dan a la hora de torcer un cigarro son:

  • Moldear la tripa: se disponen las hojas de tabaco en forma de cilindro de tal manera que pueda pasar aire para que el cigarro tire al fumarlo y se pueda sentir la mezcla.
  • Colocar el capote sobre la tripa y moldear el cigarro: esta hoja de tabaco sujeta la mezcla del cigarro y tras colocarla, el torcedor moldea el cigarro con la chaveta.
  • Prensar el puro: los cigarros se meten en moldes de diez cigarros y se prensan aplicando presión con una prensa.
  • Preparar la hoja de la capa, cortarla y torcer la capa sobre el cigarro.
  • Elaborar la perilla del cigarro.
  • Cortar el cigarro a la medida correcta y revisarlo.

Para toda esta labor, la primera cualidad que debe tener un torcedor es “conciencia”, según dice el maestro de La Aurora Luis López, quien tras 24 años de torcedor ahora es supervisor de planta. “Yo creo que eso es lo mejor que hay: conciencia para hacer los puros, porque van al mercado; los van a degustar. En la conciencia va todo”, afirma.

López, que lleva en La Aurora desde hace 39 años, explica cómo rolar los cigarros para que estén bien torcidos. “Hay que abrir bien la capa, tenderla bien para rolarlo, acotejar bien el tabaco en la tripa y hacer una buena cabeza. Todo eso hay que hacerlo con conciencia; para que el fumador pueda degustar el puro a gusto”, señala.

El momento más complicado a la hora de rolar un cigarro es al colocar la capa, puesto que, según el maestro López, “se puede estropear un cigarro”. Hay que tener un buen tacto para determinar si un cigarro está mal construido. Esto sucede cuando:

  • El tabaco queda retorcido.
  • El cigarro no está recto.
  • El tabaco está húmedo.
  • El puro tiene baches.
  • El cigarro posee exceso de tabaco o le falta tabaco.

A la hora de fumar, estos problemas se notan mucho, porque si falta tabaco, entra mucho aire y si sobra, pasa poco aire. “Tiene que estar equilibrado para que salga una fumada buena, perfecta”, dice Luis López, quien aprendió el oficio con sus padres, que hacían puros para vender en el mercado local del pueblo.

No todos los puros son iguales en cuanto a nivel de dificultad. A su juicio, el lancero –un cigarro fino y largo– es muy complicado de rolar, por lo que entiende que no lo puede hacer cualquiera. También apunta a los puros doble figurado como muy complejos, con los que se debe tener más cuidado a la hora de rolarlos. Los más fáciles son los más gruesos y un poco cortos, según López.

Tags: , ,

León Jimenes Doble Maduro, para quienes desean sabores potentes

Evolución siempre es un concepto positivo. Por ello, La Aurora dio un paso más en su línea León Jimenes cuando creó la versión Doble Maduro. Se trata de una evolución natural de la marca de puros León Jimenes pensada para quienes apuestan por sabores potentes en formatos más gruesos.

Entre los tabacos que lo componen, cabe destacar su capa, hecha con tabaco fruto de semilla cubana sembrada en Brasil, al cual se le denomina CuBra. Esta hoja de tabaco brillante, madura, aterciopelada y con aceites le da al cigarro un “toque más especiado”, por lo que se trata de un cigarro más fuerte, según el Master Blender de La Aurora, Manuel Inoa.

Pero lo más característico es su atractivo color, conseguido mediante una doble fermentación, de donde le viene su apelativo: Doble Maduro. Los aceites del tabaco de la capa Cubra soportan esa doble fermentación, la cual además de conseguir oscurecer el color de la hoja de tabaco, “le aporta esas notas achocolatadas que son primordiales en los cigarros maduro”, tal y como explica Manuel Inoa.

Gracias a esta doble fermentación, el puro León Jimenes Doble Maduro posee una fortaleza mucho mayor que en la referencia Prestige y los cigarros regulares de esta línea, agrega el Master Blender de La Aurora. Su fortaleza es de 7,5, dos puntos más que los cigarros clásicos León Jimenes (5,5).

Además de esa capa Cubra, el capote es tabaco de Brasil y la tripa lleva una mezcla de tabacos del Valle del Cibao (República Dominicana), Brasil, Nicaragua y Perú. Esta combinación le otorgan un “fino equilibrio entre el dulzor y el amargor”, con notas de chocolate y aromas tabaqueros –a cedro y cuero–, con pimienta negra y ciertas notas cítricas. “Es muy de frutos tropicales, predominando notas cítricas rojas, que son muy armoniosas con el chocolate”, apunta Inoa.

Su fumada evoluciona desde una fortaleza media a una un poco más intensa. Esta versión evolucionada de León Jimenes se presenta en distintos tamaños para satisfacer todos los gustos, desde el paladar de los consumidores que apuestan por puros más gruesos hasta el de aquellos que prefieren los cepos más finos. El abanico de modelos León Jimenes Doble Maduro es el siguiente:

  • Gigante: longitud 7” y grosor o cepo 58
  • Chuchill: longitud 7” y grosor 47
  • Corona: longitud 5 ½” y grosor 42
  • Leyendas: longitud 5 ½” y grosor 47
  • Robusto: longitud 5” y grosor 50
  • Ambassador: longitud 4 ½” y grosor 48/60
  • Sumo Short Robusto: longitud 4” y grosor 58
Tags: , ,

La planta de tabaco, ¿cuáles son sus mejores hojas?

Como todo buen producto, los cigarros también dependen de la calidad de la materia prima: el tabaco y, por lo tanto, de su fuente, es decir, la planta del tabaco. Oriunda de América, la planta de tabaco, de la especie ‘Nicotiana tabacum’, se siembra hoy en día en todas las partes del mundo.

Perteneciente a la familia de las solanáceas, la planta del tabaco tiene una raíz fibrosa y un tallo recto. En función de su altura, que puede alcanzar los dos metros, la planta puede poseer entre 20 o 30 hojas, que brotan de manera alterna y son lanceoladas, es decir, redondeadas en la parte del pecíolo –donde se unen al tallo–.

A lo largo de la planta de tabaco, que se suele plantar anualmente, se diferencian distintos pisos foliares. Desde el suelo hasta la copa de la planta, los pisos foliares son:

  • Volado: las hojas de este piso foliar se emplean principalmente para ayudar a la combustión del cigarro, al contener pocos aceites, pero tienen muy poco sabor.
  • Seco: hojas que aportan un sabor medio al puro, puesto que poseen aceites y nicotina.
  • Viso: tienen más aceites y fortaleza que las anteriores.
  • Ligero: es la parte de la planta que posee más aceites y aporta más fortaleza al puro.

La Aurora sólo utiliza para sus cigarros hojas a partir del piso foliar seco, es decir, no emplea el tabaco volado, cuya característica principal es la combustibilidad. “El piso foliar seco, el que empleamos en La Aurora, también ayuda a la combustión, pero además aporta más sabor al cigarro”, explica el Brand Ambassador de La Aurora, Wascar Aracena.

Por su parte, los pisos viso y ligero, son en los que está la mayor concentración de fortaleza y sabor de las hojas de la planta de tabaco, por la cantidad de aceite que tiene la planta en la parte superior. “Nosotros hacemos nuestros cigarros con tres pisos foliares: seco, viso y ligero, pero no volado; frente al resto de la competencia, porque queremos brindar unas experiencias diferentes”, resalta Wascar Aracena.

¿Cuál es la diferencia de usar sólo estos pisos foliares? Al hacer la mezcla para los cigarros con tabacos seco, viso y ligero, se aporta más sabor, más aroma y más fortaleza a la fumada. “Cuando utilizamos volado, lo único que nos da es la combustión, pero el seco nos da la combustión y también un poco más de sabor y aroma”, dice el Brand Ambassador de La Aurora.

Tags: , , , , ,

León Jimenes, para disfrutar de la capa Connecticut

Una de las máximas de La Aurora es atender los gustos de todos los fumadores. Los cigarros León Jimenes son precisamente eso, una línea de puros para satisfacer las demandas de los consumidores; en este caso, los requisitos de aquellos que optan por una fumada tranquila y elegante. Parte de la responsabilidad de ese tipo de fumada recae en la famosa capa Connecticut que recubre este puro.

Esta línea de cigarros Premium es un tributo a los fundadores de la compañía, por eso lleva los apellidos de sus fundadores: Eduardo León Jimenes –el creador de La Aurora– y su hermano Herminio –quien se encargó de la empresa cuando Eduardo murió en 1937–. En honor a su duro trabajo, La Aurora lanzó en 1987 los puros León Jimenes.

Estos cigarros ofrecen los sabores clásicos que se asocian a la capa de tabaco Connecticut, como, por ejemplo, maderas, cacao, cremosidad o frutos secos, según explica el Master Blender de La Aurora, Manuel Inoa. La capa Connecticut, “muy particular por esas notas de frutos secos que hay en ella”, representa en torno al 16-17 por ciento de la mezcla total, añade el Master Blender de La Aurora.

En sus inicios, los cigarros León Jimenes Connecticut poseían en su tripa únicamente tabacos del famoso Valle del Cibao, República Dominicana; pero posteriormente se les añadió algo de tabaco de Nicaragua para que los sabores y aromas fueran más consistentes. El capote es de tabaco del Valle del Cibao. Con todo ello, la fumada de este cigarro es “suave y sin sobresaltos”, describe Inoa.

Con una fortaleza media, de 5,5, esta línea está disponible en 14 modelos diferentes, muy variados en cuanto a su longitud y grosor o cepo. Son los siguientes:

  • Número 1: longitud 7 ½” y grosor 50
  • Número 2: longitud 7” y grosor 47
  • Número 3: longitud 6 ½” y grosor 42
  • Número 4: longitud 5 9/16” y grosor 42
  • Número 5: longitud 5” y grosor 38
  • Petit Corona: longitud 4” y grosor 38
  • Sumo Short Robusto: longitud 4” y grosor 58
  • Petit Belicoso: longitud 5” y grosor 52
  • Robusto: longitud 5” y grosor 50
  • Leyendas: longitud 5 ½” y grosor 47
  • Torpedo: longitud 6” y grosor 58
  • Belicoso: longitud 6 ¼” y grosor 52
  • Gran Corona: longitud 6 ½” y grosor 50
  • León Jimenes Crystal: longitud 6 ½” y grosor 42
Tags: , ,

La Aurora 107, el reflejo de más de cien años de experiencia

Más de cien años de experiencia se notan en cualquier oficio, sector o producto. En la elaboración de cigarros Premium, también. Por ello, cuando La Aurora Cigars cumplió 107 años lanzó al mercado La Aurora 107, un puro que refleja sus amplios años de experiencia, con el mejor equipo humano y hojas de tabaco de una calidad inigualable. Este tiempo dedicado a la fabricación de cigarros sitúa a La Aurora rozando la perfección.

Un ejemplo de ese buen hacer es La Aurora 107, un cigarro nacido en 2010, algo complejo, de fortaleza media que va incrementando hasta un nivel medio fuerte. “Es un cigarro suave al inicio y levemente picante”, según explica el Master Blender de La Aurora, Manuel Inoa. Este experto añade que se trata de un puro “rico en sabores muy tabaqueros, de cuero y cedro; con un aroma profundo a cacao y especias, y una punta dulce de frutas tropicales”.

La Aurora 107 está formado por capa Sumatra Sun Grown, cultivada en Ecuador; capote del Valle del Cibao, en República Dominicana; y tripa de tabacos del Valle del Cibao, Nicaragua, Brasil y Perú añejados durante seis años. Inoa detalla que la capa se llama Sun Grown porque está cultivada al sol, lo que “le da un aspecto algo rústico, pero muy natural, con un color brillante y muy aceitoso”.

Es un puro que combina muy bien con vinos de uva merlot o con uva de tipo tempranillo, pero también con bebidas afrutadas, por los ricos sabores que tiene de cacao y especies, según recomienda el Master Blender de La Aurora. “Va muy bien para la hora de la comida. Es mejor después de comidas que no sean muy especiadas; que no tengan mucho condimento”, aconseja Inoa.

La Aurora 107 está disponible en nueve formatos para complacer a un amplio abanico de consumidores:

  • Salomon: longitud 7 ¼” y grosor o cepo 52/60
  • Gran 107: longitud 7” y cepo 58
  • Lancero: longitud 6 7/8” y cepo 40
  • Belicoso: longitud 6 ¼” y cepo 52
  • Toro: longitud 5 ½” y cepo 54
  • Corona: longitud 5 ½” y cepo 42
  • Robusto: longitud 5” y cepo 50
  • Sumo Short Robusto: longitud 4” y cepo 58
  • 15 Minute Break: longitud 3 ½” y cepo 42
Tags: ,