El aseguramiento de calidad, clave para la perfección de los cigarros

Aseguramiento calidad

Go to English

La fabricación de cigarros en La Aurora se realiza bajo un sistema de aseguramiento de calidad diseñado específicamente para lograr el resultado que se busca en un cigarro: entregar al fumador apariencia, sabor, aroma y determinada fortaleza en los cigarros. Para conseguirlo, el personal del Departamento de Calidad de La Aurora está presente a lo largo de todo el proceso de manufactura de cigarros.

Ocho niveles de control de calidad

En resumen, en La Aurora realizamos ocho niveles de control de calidad:

  • El desempeño y el funcionamiento: análisis del tiro (ni muy alto, ni muy bajo) y el humo. “Ésa es la función del cigarro, quemar perfectamente para producir humo; es decir, que el objetivo es producir la cantidad y con la calidad que entregue las mejores percepciones de sabor, aromas, fortalezas”, resalta el gerente de Calidad de La Aurora, Willman Hernández.
  • La estética: la forma del cigarro.
  • Características especiales: definidas por el master blender de La Aurora, Manuel Inoa, en cuanto a notas, fortaleza, etcétera.
  • Cumplimiento de los estándares del producto.
  • Durabilidad del cigarro
  • Calidad percibida por terceros: los consumidores son los expertos y quienes dicen si un cigarro está bueno o no.
  • La calidad del producto y el servicio, que es una combinación de todos los aspectos.
  • Confiable: que lo que compren los consumidores les dé confianza para volverlo a comprar en un futuro. Los fumadores son los expertos, los que dicen si un cigarro está bueno o no.
    Rolado de cigarros

En este sentido, el personal del Departamento de Calidad de La Aurora está presente a lo largo de todo el proceso de manufactura: en la adquisición de material; en los procesos primario, de secado de tabaco, clasificación y despalille, en el área de producción de cigarros, el laboratorio, la fase de empaque…

Garantizar la liga de los cigarros

En concreto, trabajamos para garantizarla liga definida por el master blender. Cada tipo de tabaco, en función del piso foliar del que proceda, tiene sus propias características en cuanto a aroma, sabor, fortaleza, combustibilidad, etcétera. Cuando los diferentes tabacos se mezclan forman un blend con unas características específicas.

En Control de Calidad, se trabaja para “asegurar que esa liga definida se cumpla sin dificultades en la colocación de las hojas en tabaquería, ya que ello permitirá la consistencia que se necesita para una marca”, tal y como subraya el gerente de Calidad de La Aurora.

“Nos aseguramos que los empuñeros, principalmente, que son quienes hacen el blend, realicen las mezclas con las cantidades idóneas –explica Willman–. Las características de un cigarro dependen de lo que la compañía y el master blender hayan definido para un cigarro. Nuestro objetivo es asegurar que esa liga se cumple sin dificultades”.

Asegurar la estética

El fumador de cigarros Premium usa los cinco sentidos a la hora de degustar un cigarro. Emplea la vista para comprobar la estética del cigarro y el oído para testear si está muy seco o muy húmedo. Además, utiliza el tacto para chequear la construcción del cigarro; el olfato, en frío y al prenderlo, para apreciar aromas, y el gusto para detectar las notas tanto en frío como una vez encendido el cigarro.

Willman

Por ello, también se aplican controles para asegurar la estética del cigarro:

  • Brillo y color de la capa: no todas las capas tienen brillo, pero el tabaquero, al estirarla con los dedos, consigue sacarle brillo y que se adhiera mejor al envolverla. “El objetivo es que la capa se vea con cierta nitidez y luminosa”, detalla Willman. También se controla que las venas no sean muy protuberantes, puesto que hay ciertos tipos de tabaco que presentan venas muy fuertes.
  • Construcción excelente: que el cigarro no tenga baches o huecos. Para ello, en La Aurora aseguramos que las hojas estén correctamente dispuestas, de forma que, al apretarlo y tantearlo, no se hunda el dedo.
  • Cabeza perfecta: a pesar de que la cabeza se corta a la hora de fumarlo, es una de las cosas que tiene que estar más perfectas. “Es parte de la estética”, dice el gerente de Calidad de La Aurora.
  • Ausencia de manchas y roturas en el cigarro
  • Ceniza uniforme. Una ceniza compacta, sólida y gris clara es una muestra de una buena construcción del cigarro y la calidad del tabaco.

Supervisión de la construcción de los cigarros

Además de la apariencia del cigarro, éste debe ser perfecto en la fumada. En este punto, garantizamos que el cigarro no esté muy apretado o tenga poco tabaco. También aseguramos la disposición de las hojas de tabaco, que se coloquen como lo haya definido la empresa. El objetivo es evitar la presencia de túneles en el cigarro y de baches.

Calidad el tiro

“Los empuñeros son los que desempeñan el proceso más crítico, más que los roladores”, explica Willman Hernández. Y añade: “El empuñero es el que hace el blend y realiza la construcción del cigarro. Tiene que asegurarse que el tabaco procedente del piso ligero quede en el centro, el viso después y el seco fuera; en el caso de que estén los tres pisos foliares en el blend”.

Para una fumada perfecta, se realiza también un control de la homogeneización de las distintas humedades de los tabacos que forman la liga del cigarro. “La humedad idónea del cigarro para fumarlo es 13.5 –expone Willman–. En el ‘aging room’ se homogenizan las diferentes humedades de las tres partes del cigarro (tripa, capote y capa)”.

Finalmente, pero no menos importante, en La Aurora llevamos un estricto control de detección y eliminación de la Lasioderma, que es el enemigo número 1 del tabaco. Para evitar la aparición de este insecto realizamos un doble proceso, que es muy costoso pero efectivo: fumigación con fosfina y tratamiento del cigarro en frío.

“Con ambos métodos aseguramos la eliminación de la Lasioderma en cualquiera de sus cuatro etapas. Es un proceso costoso, pero garantizamos que el cigarro se vaya libre de infestación”, destaca Willman Hernández.

Involucrar a todo el personal en los controles de calidad

Para asegurar la calidad en la producción, en La Aurora “involucramos y hacemos partícipes a todo el personal, desde los primeros procesos que hacemos al tabaco, hasta la elaboración del cigarro y el empaque”, tal y como señala Willman Hernández. “Trabajamos para que se perciba la calidad. Tenemos que hacer que el cigarro salga con la calidad que se requiere”, subraya el gerente de Calidad.

Las herramientas para conseguir los niveles de calidad excelentes por los que apostamos en La Aurora son tener una mano de obra entregada y motivada, contar con los mejores tabaqueros del país y con más experiencia y un sistema de producción adecuado a estos propósitos: “Es una industria manual, artesanal, pero tiene procedimientos e instructivos”, afirma Willman.

Todo ello, acompañado del control de los materiales (cajas, anillos, estuches, entre otros); la supervisión de los métodos, las garantías a la hora de la recepción del material y en el momento de despachar el producto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.